¿Por qué un 14mm en tus fotografías?

¿Por qué un 14mm en tus fotografías?
0

#1

Cada vez que me preguntáis en los talleres o ponencias por el equipo que uso o suelo llevar en la mochila, os sorprende comprobar que nombro el Samyang 14mm f2.8. La gran mayoría de mis trabajos los realizo con un 14, 35 y, ocasionalmente, 85mm. Estas tres focales me encantan. El 50mm, obviamente, también, pero en menor medida los últimos años (en fotografía, en vídeo y cine uso un paquete más amplio de 16, 24, 35, 50 y 85mm). Mauritania, Londres o Cracovia que he visitado y trabajado en 2014, los resolví mayormente con las dos focales de Samyang de 14 f2.8 y el 35mm f1.4. ¿Por qué? Pues la prueba la tenéis en la primera foto que encabeza esta entrada: el órgano y techo de la Catedral de Salamanca. Una de mis fotos favoritas hechas con el Samyang de 14mm. La posibilidad de sacar los edificios, catedrales e interiores de lugares, así como paisajes diurnos y nocturnos extremos, han convertido esta focal en una indispensable para mi. Me da muchas alegrías y disfrute fotográfico. Diréis que al ser el fotógrafo oficial de Samyang que no me queda más remedio que recomendarla, pero nada más lejos de la realidad: lo hago porque funciona estupendamente y nunca quise invertir en un 15mm de Canon o un 14-24 de Nikon, cuyo coste cuadruplica ésta. Para encima la Samyang no arrugarse en nitidez, calidad de construcción y acabado de imágenes. La toma de la catedral está tomada a pulso a ISO 1.600, f2,8 y 1/30s, en una Nikon D700, y como podéis observar la toma quedó estupenda sin añadidos ni recortes: original revelada pura y dura. Os muestro otra contundente imagen que podéis realizar con un 14mm: el interior de la Iglesia de Santa María, en Cracovia. Esta vez en una Nikon D610. Observar la riqueza de detalles y profundidad de colores en una fotografía disparada a pulso con f3,5, ISO 1.600 a 1/20s.

Otro de los motivos del uso de un 14mm en mi trabajo es la fotografía de estrellas y nocturna, temática a la que llevo ligado desde niño, y que enseñamos un taller específico. Para muestra la siguiente fotografía realizada en la Fortaleza de Gormaz en 2013, y que ha sido utilizada en el catálogo internacional de Samyang. Tomada en una Nikon D700 a ISO 4000, f2,8 y 46s de exposición con trípode y mando Gloxy. La luz procede del pequeño pueblo de abajo. Majestuosa la Vía Láctea a través del arco de tan mítica construcción.

Otro ejemplo de la versatilidad del 14mm es el mundo del deporte y tomas creativas donde lucir un sujeto y su acción. Rider on the air es una fotografía realizada en 2012, y que durante bastantes meses, copó las páginas y contraportadas de las revistas más importantes de fotografía del país. Fue una toma muy divertida y espontánea de hacer donde tan solo había la cámara, el Samyang de 14mm f2.8, un flash con sus disparadores, y todos los cálculos en la cabeza para que lo que tenía imaginado saliese. Tuve la gran fortuna que a la primera cuadró.

A continuación os pongo un ejemplo de toma urbana con el 14mm, en la Plaza del Mercado, en Cracovia, donde el elemento humano está bien marcado gracias al artista callejero. Al mantenerse hacia el centro de la óptica su deformación es menor –algo que también ayuda la distancia que se mantiene con el sujeto–. El efecto bigote tan característicos de estas lentes se manifiesta en los estirado de las nubes, pero que lejos de molestarme en según qué tomas, me gusta. Aquí el 14mm me deja presentar tanto sujeto como el enorme entorno que le rodea.

Recordar a todos nuestros amigos que el Samyang 14mm f2,8 está pensado para formato Full Frame, y que en el modo recortado APS-C habrá que multiplicar por el factor de corte que tenga el sensor: Nikon, Pentax, Fuji, Sony lo hace por 1,5x y Canon en 1,6x. Por lo que hablaríamos de un 21mm en el primer caso, y un 22,4mm en el segundo. En el formato APS-C tenéis una opción recién llegada muy esperada: el nuevo Samyang 10mm f2.8 de nanocristal y unos resultados soberbios. En breve os pondré una entrada.

Resumiendo: el Samyang 14mm f2,8, y en definitiva los super gran angulares en general, son a menudo lentes reticentes para muchos usuarios. Espero haber quitado algo de ese miedo y que os atreváis a instalar en vuestro chip mental una nueva perspectiva. Esta lente se caracteriza por un precio sensacional ofreciendo a cambio calidad y nitidez de resultados.

¿Qué os parece? ¿Cuales son vuestras experiencias con un 14mm?

Gracias por la atención.

José Luis Valdivia.


#2

Muy interesante @Valdivia, acabo de pedir hoy mismo uno a foto24. Cuando me llegue y lo pruebe quiero también escribir algo sobre esta nueva “experiencia óptica”


#3

¡Claro, @javiersanchez65! Nos encantará ver las alegrías que te depara la lente. Estoy convencido que ampliará tu horizonte creativo. Yo cuando entro a según qué sitios, observo a mi alrededor y pienso: ¿esto a 14, 24 ó 35mm? Particularmente, los edificios en mis viajes no puedo irme sin fotografiarlos con el 14mm: sobre todo los interiores, me apasionan.

Gracias por comentar. :wink:


#4

La verdad es que las fotos son increíbles. Me cuesta elegir una, pero la del Skate, la primera de la catedral.
Son realmente buenas.

Algún día deberías explicar alguno de tus secretos. Cómo encontrar el momento, la ubicación exacta. Esos pequeños trucos que van más allá de la técnica.


#5

Recojo la recomendación @Fede, y dedicaré un post a intentar explicar el proceso creativo y de inspiración de una determinada fotografía. Si bien es algo personal, como apunto en las ponencias, todo depende de cada individuo. Lo que está claro es que pasamos por los lugares muchas veces sin saber ver las cosas. Todo empieza con alzar la vista y dejar volar a nuestra mente: la cámara y la lente se transforman en esa visión. :wink:


#6

El 14mm de Samyang es muy bueno, si se utiliza con sensor formato completo. Si no se convierte de un objetivo de 21mm y pierde su calor verdadero. Las fotos están echo con dicho sensor y ay está la magia. En otra publicación he visto imágenes muy buenas tomadas con cámara Pentax K5 ll y resulta que estas imágenes se pueden conseguir con el objetivo 18-55 que está equipada la camera con filtro neutro con rosca sin necesidad de comprar portafiltros ni filtros especiales y también utilizar el AF, que Samyang no tiene.


#7

No soy partidario del “copia y pega”, pero viendo que se parece mucho lo que comentas en este hilo del de otro con un 14mm, te lo incluyo. Añado que la magia se encuentra en el fotógrafo que exprime cámara y lente en cualquier circunstancia para sacar el mejor resultado. La cámara Pentax multiplica por 1,5x, por lo tanto, el 18mm se queda en 27mm, mientras que el 14 en un 21, con una calidad de resultados muy superior a ese kit tanto en APS-C como en full frame. Tocando el tema del sensor recortado: el nuevo Samyang 10mm f2.8 con nanocristal se merienda a cualquier 18-55mm, siendo un 15mm tras multiplicarlo espectacular, sin ser ojo de pez.

Amigo / amiga @ssakaz: te leo en varios post que defiendes el 18-55 y un filtro neutro con rosca (creo que son mejores lo polarizadores circulares, ¿no?, sobre todo en paisaje con luces contrastadas), porque los neutros que son para proteger la lente (en especial las muy caras) es recomendable los que llevan MRC, HMC como en Hoya o B&W con revestimientos para no interferir en la imagen. Los 18-55mm, los que traen los kits de las cámaras por norma (APS-C), están construidos en materiales de plástico y sucedáneos: incluidos los “supuestos” cristales de la lente, no en cristal de verdad. Punto a favor del Samyang de 14mm. La bayoneta es de plástico y no metal sólido. Otro punto para el Samyang. Suelen tener aberraciones y cromatismos bastante molestos, cosa muy trabajada en la gama de Samyang que presume de tener de los menos del mercado. Cuatro años los llevo testeando. Ya van tres puntos para el Samyang. El 18-55mm es una lente por norma barata para que salga barato el pack, debido a su mercado de sensor recortado que ocupa menos superficie en detrimento del Full Frame que es más exigente. Dichas distancias equivalen a un 27-82 en las cámaras que multiplican por 1,5x y un 28-88 en las que lo hace por 1,6. Y solo sirven para este tipo de formato dado que en las cámaras full frame, en la gran mayoría de los casos, no se puede utilizar. El Samyang de 14mm es una lente compatible en ambos sistemas, y en el recortado, equivale en un 21 y 22,4mm en ambas multiplicaciones: doble punto para la lente de Samyang. Los 18-55mm de serie son lentes básicas hasta en la información que portan: ¿eres capaz de saber la hiperfocal en ellas? Ya te digo que no, que he dado cientos de talleres de fotografía de estrellas y nocturna. Y, en dicha temática, la necesidad del AF es nula porque no se puede utilizar: nuevamente doble punto para el 14mm de Samyang que lleva en su barrilete la información de distancia y apertura, y es manual sin automatismos que desconectar. El 18-55mm, que he probado a fondo en marcas como Nikon y Canon, son blandos en nitidez y calidad de resultados prácticamente en todas sus aperturas: el Samyang de 14mm es bueno en f2.8, muy bueno en f4 a f5,6, y de ahí hasta f11, soberbio: incluidas las esquinas donde lo comparé con el Nikon 14-24mm f2,8 sin arrugarse ante el pata negra que supera con creces los 1.000€. El 18-55mm es escaso para el tema de arquitectura donde el Samyang se halla como pez en el agua: he fotografiado los interiores de catedrales en España, Cracovia, Londres, Finlandia, Roma en los últimos años con resultados apabullantes. No dejaría esas tomas en manos de un simple 18-55, que, no siendo malo, queda muy debajo del rendimiento del Samyang. Varios puntos más a favor suyo. Una lente fija está construida y pensada para un fin y explotarlo: las polivalentes deben tratar de hacerlo lo mejor posible en todos sus rangos y, si no se trata de un pata negra caro, los resultados están por debajo de las fijas. Existen 18-55mm f2.8 de varias firmas muy buenos, pero se me quedan cortos en prestaciones. Con el Samyang 14mm y 35mm, puedo realizar un trabajo completo en cualquier país y situación, donde añado en ocasiones el 85mm para cosas más próximas y aisladas. Una de mis cámaras la Nikon D610, que es de fotograma completo, tiene la posibilidad de colocarle el sensor en modo DX, es decir, recortado, pudiendo incrementar las lentes citadas a un 21, 52 y 127mm, utilizando 11mpx de los 24 totales de la cámara. ¿No está nada mal, no? Por supuesto que se puede trabajar con un 18-55m, yo lo he hecho tiempo. Pero ante el 14mm de Samyang estos kits no tienen nada que hacer en casi todos los frentes. Saludos.