Así se hizo: la foto al F18

Así se hizo: la foto al F18
0

#1

Vamos a comenzar con una nueva sección que he titulado “Así se hizo”, para mostrar en ella fotografías realizadas durante estos años, así como el “detrás de la cámara” que tanto interesa a nuestros seguidores. En los diferentes cursos y talleres mostramos estos croquis tan demandados con los parámetros de la toma (algo que llevo compartiendo toda mi vida fotográfica). Obviamente cada fotografía es un mundo, e influyen cosas tales como la creatividad personal, gustos, sensibilidad, bagaje…Pero si por algo se ha caracterizado mi trabajo todos estos años (mucho antes que esta fiebre de todo el personal haciendo strobist), fue por el aprovechamiento de los recursos disponibles en ese momento y explotarlos. Así de simple: miras en tu mochila qué posees, y con eso debes arreglártelas para sacar esa foto que te martillea en la cabeza. ¡Qué no sea una excusa el no tener el equipo más caro! De las fotografías que más orgulloso me siento fueron realizadas con equipos sencillos y baratos. Eso no les impidió ocupar páginas en las revistas, o estar expuestas en museos. :blush:

Ahora bien, que duda cabe que nos hace falta un mínimo de equipo:

–Un flash ( a ser posible con funciones TTL), pero que también podamos usarlo en modo manual ajustando todos sus parámetros. Con buen número guía que otorgue potencia y distancia. Que recicle bien, consuma moderadamente, y cuya construcción no nos tuerza el gesto de no fiarnos. Sí, además, trae filtros de corrección de color CTO, mejor que mejor. :clap: :clap: :clap: Coloco el Flash Gloxy F990 como ejemplo, no porque sea un sponsor personal, porque como veréis en la toma, usé tres distintos, y en mi estudio tengo Nikon original, Canon original, Nissin 866 Mark II, Yongnuo 565, acumulados a lo largo de estos años y que me dan un abanico más amplio para hablaros con conocimiento. Es ahí donde os digo que por calidad/precio/prestaciones, si llego a tener un 990 hace diez años habría dado palmas con las orejas. :ear: :clap:

Un apunte:

El detalle que traiga un estuche de velcro con los filtros más usados con su respectiva leyenda, con las pestañas para ser sujetados con las gomas (que también trae de serie), es un autentico puntazo. ¿Sabéis cómo nos las ingeniábamos apenas hace cinco años atrás? Pues los que también le pegamos al cine y vídeo pedíamos geles de corrección de color a una casa llamada “Rosco”, la cual, te mandaba un muestrario lleno de todos sus geles con las leyendas solapadas a cada uno. Hubo mucho espabilado que no compraba nada y se quedaba el muestrario. Y hubo otros más espabilados que se lo dijeron a la firma y ésta, ni corta ni perezosa, se marcó un estuche con los más usados pasando por caja, faltaría más. Así que: bienaventurados los que compren o hayan comprado un Gloxy porque ellos habrán heredado un kit de geles… También existe la posibilidad en la tienda de adquirirlo por separado.

–Unos triggers, emisor-receptor (si poseen TTL, también mejor). Que se pueda configurar por canales y grupos. Que posean alcance y que estén bien rematados de construcción. Con zapatas metálicas en vez de las de plástico que son algo menos seguras. Aquí también os muestro los recién llegados Gloxy GX-625N, porque aúnan a un precio muy competitivo la posibilidad de disparar en TTL y superar la alta sincronía. Ideal para una sesión a plena luz del día usando aperturas de diafragma abiertas y velocidades altas. Como también disparar en manual y ajustar a vuestro gusto la toma. De la otra forma, como bien sabéis, el TTL (que significa a través de la lente en inglés), el emisor colocado en la cámara actúa como si tuviese el flash sobre ella y le manda al otro emisor-receptor un paquete informatizado con los valores de cámara, para así ajustarse en el flash la justa cantidad de luz en función de la distancia ¿no está nada mal, verdad?

Otro apunte:

Hasta no hace mucho, quienes deseaban fotografiar en TTL a plena luz del día con unos disparadores, debía pasar por caja y pagar la friolera de 500€ en un juego de emisor-receptor a firmas como Pocket Wizard (todo un referente), que poseían un software estable y un producto bien hecho, a pesar de unas zapatas y ciertos acabados plasticosos. Firmas como Phottix, con el sistema Odín, Yongnuo, Pixel, y ahora Gloxy, se han sumado al carro para ofrecer dicha tecnología en productos mucho más baratos y, en algunos modelos, hasta superiores. Mi primer conjunto de disparadores eran unos que no tenían TTL, sino apenas la velocidad de sincronía 1/200s, y que solo llegaban a 20-30 metros. Toscos y con una sujeción penosa. Con sesiones donde de cada tres o cuatro disparos cuadraba uno bien. Para que os hagáis una idea. En otra entrada os mostraré una de mis fotos preferidas hecha con ese rudimentario equipo.

Bien, vamos con la fotografía en cuestión. Seguramente muchos recordaréis la sesión realizada al comandante Marazuela en julio de 2013, y que iba acompañada de una entrevista personal publicada en varios portales.

Esta fotografía representa fehacientemente lo que exponía antes acerca de “adaptarse” con lo que hay. Acababa de aterrizar de Finlandia. En la mochila fotográfica me llevé algún cuerpo y pocas lentes, un flash con un emisor-receptor y un pequeño trípode. Y mira tú por donde, se presenta la oportunidad de hacer el reportaje que llevaba tiempo esperando :scream: , y que gracias a la mediación de la amiga Veronica Lago, se consiguió. Tras estrujarme la cabeza un poco :sweat: le pedí a una serie de amigos que residían en Gran Canaria el aunar equipo. Así, de ese modo, la configuración quedaba de la siguiente forma: la propia Verónica ponía un Yongnuo de la era “jurásica” para Canon; el amigo Artemy, ponía a mi servicio su Gloxy TR 985 para Nikon, y yo un Canon 430 EX II. Es decir, cada uno de su padre y madre. La amiga Ana sostenía un disco 5 en 1 para “recoger” algo de luz por el suelo. Y, para dispararlo todo, tan solo disponíamos de un kit de emisor-receptor para mi flash Canon. De nuevo, a estrujarse la cabeza. Ahí va el esquema que paso a relatar.

Como era ya de noche para esta toma, y traíamos un trípode, pensé en colocar la cámara sobre él con el emisor para el flash. A una altura medio-baja, a fin de resaltar más las figuras en un plano americano. Configuré la cámara tras la lectura de luz que me daba el momento. Puse el temporizador de cámara en 10" (no teníamos mando), y me concentré en mis zonas de luz. Como se puede observar el tiempo de exposición marcó 1", por ende, si no congelaba movimiento a primera cortinilla corría el riesgo de que el comandante saliese trepidado (a pesar de decirle ¡firme! :joy:). Ahí puse, de forma frontal con los valores que veis, el Canon 430EXII que me aseguraba una vez acabada la cuenta atrás de disparo el congelar al piloto. Pero durante ese espacio de 1" debía sincronizar ¡sin tener disparadores! a los otros dos flashes. No quedó más remedio que usar el disparador de toda la vida, es decir: al grito de ¡ya! Porque si os fijáis, el flash Gloxy con el amigo Artemy estaba al fondo, en el hangar, detrás del avión, apuntando por encima de su cabeza a toda la cúpula. Y la amiga Verónica con el Yongnuo, justo en el recorte lateral del lado izquierdo del comandante, para dibujarlo y sacarlo del fondo negro plano. La amiga Ana (la disquera), estaba a ras del suelo para recoger esa luz que se va para todos lados rebotada y dar un toquito.
Tras varios intentos –y no poco cachondeo– la cosa salía relativamente bien, aunque tengo cuatro o cinco fotos donde solo está el flash de atrás en alguna, el recorte lateral en otras, o solo el frontal. Cosas del directo. Viéndolas después en el ordenador (recordad que allí es donde mejor se ven para descartar), tienen su fuerza por los distintos juegos de luces y sombras. Me gustan, porque en alguna de ellas llevaba puestas las gafas de visión nocturna, dando un aire más misterioso.

Teniendo todo más o menos encauzado, observé que tenía su coche aparcado, y le pedí que lo orientase como se describe en el gráfico, para que así diese una luz continua muy cinematográfica. Los flashes estaban desnudos, es decir, si ningún difusor, dando luz dura; algo que particularmente en esta toma le va genial. Así como escoger el balance de blancos jugando con temperaturas frías y cálidas debido a las distintas fuentes de luz.
Recompusimos todo y funcionó como una unidad, quedando tal cual la estáis viendo. Triunfando lo creativo por encima de los medios adaptándose al entorno. Luego la fotografía la llevé a Camera Raw para darle unos ajustes que contrastase todo el conjunto, pero la toma salió aquella noche en la cámara con lo que teníamos que, por encima de todo, fue un buen ambiente entre amigos disfrutando. Así las cosas salen mucho mejor. :grinning:

Espero os sirvan estas experiencias que a partir de ahora iremos compartiendo. Por supuesto nos gustaría saber vuestra opinión y sí habéis tenido que enfrentaros a “saraos” como el que os he descrito.

Gracias por vuestra atención.

José Luis Valdivia


Así se hizo: la foto al Chacal de Mauritania
#2

Madre mía, que odisea!! mas bién parece sesión de lightpainting y “que salga lo que quiera” jejejejeje


#3

Una duda, tras leer la odisea, me hago una pregunta, ¿el Yongnuo no se podía haber configurado como exclavo del Canon 430?, lo digo por la cercanía entre uno y otro.

Gracias por compartir tus conocimientos con nosotros,

Desde Logroño, un saludo, Arantza.


#4

Nooooo @silens_28, sabíamos lo que queríamos. Lo único era hacerlo con lo que teníamos que era lo difícil. :wink: Gracias por pasarte a opinar. Un abrazo.


#5

Pues te respondo a la duda, amiga Arantza @frutosyo: precisamente por lo que puse en el texto: “de la era jurásica”… :joy: :joy: :joy: Lo intentamos, no creas, y el jodio no quiso hacernos caso. Por lo tanto el resto de flashes se dispararon durante ese segundo de exposición cuando yo gritaba ¡Ya! Y ellos pulsaban el botón con los valores que les indiqué de potencia y distancia. Muchas gracias por tomarte la molestia de leer y comentar. Un abrazo.


#6

:ok_hand:, si que era “jurasico” entonces. El resultado que obtuvisteis, a pesar de las dificultades, es increíble. Claro que conociendote, no podía ser de otro modo :wink: